Como si hubiera nacido para ello

pat02

Un miércoles cualquiera, Pato merendó en Zúrich, como años atrás. Aquella misma noche alcanzó Praga y, unos días después, pisó Frankfurt, también por segunda vez en su vida, aunque en este caso no pudo escaparse del aeropuerto para fotografiarse con los rascacielos como fondo. Fue muy distinto a aquella última vez, en la que disfrutó del sol de la ribera del Meno (¿de verdad hace mal tiempo en Alemania?) unas pocas horas, pero sobre todo porque en vez de sobre raíles va en avión. Y el avión era algo que le daba mucho miedo. “Eres un pato, puedes volar”, le decían. Ni creía ni quería creer. Hasta que se vio las alas, las plumas y las ganas de surcar los cielos, de imaginar formas en las nubes y de contemplar atardeceres desde más cerca, imposible. Imposible. Palabra desterrada en la aventura de conquistar y reconquistar nuevos y viejos lugares. De hacer suyo el cielo, como si hubiera nacido para ello.

pat01

Anuncios

Una respuesta a “Como si hubiera nacido para ello

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s