String Railway: Atados a los trenes

Conectando estaciones, acercando personas… parezco de Renfe, ¡pardiez! | Foto: RekoJeJokeR

Es fácil que en un mercado tan extenso y original como el de los juegos de mesa las novedades que llegan lo tengan cada vez más complicado para innovar en mecánicas, temas o materiales. Evolucionamos, claro, pero no es extraño que una nueva producción aproveche parte de lo ya visto variando algo, adaptándolo, inspirándose o, dicho sin tapujos, copiándolo directamente con otra temática. Excluyendo plagios descarados, que alguno hay, no creo que sea del todo malo: hay sistemas que funcionan y que ofrecen muchas posibilidades. Innovar es arriesgar y estoy convencido de que por algo realmente diferente que sale a la venta hay una gran cantidad de diseños que no pasan de ser un prototipo, en el mejor de los casos. Y las editoriales -lógico- van a lo seguro. La pela es la pela, so pena de un buen porcentaje de buenas ideas que se quedarán para siempre en un cajón.

Las cuer… las vías, perdón | BGG

Imagino queString Railway fue uno de esos que llamó la atención desde el primer instante por su vistosidad, la simpleza de su planteamiento y por el hecho de usar como ‘materia prima’ cuerdas de colores. Obviamente también por ser de trenes, que siempre es molón. El funcionamiento es el siguiente: cada jugador saca una loseta de estación del mazo y la coloca en el área de juego. A continuación, usa un cordel de su color para construir una vía que enlace una estación alcanzada previamente con la nueva pudiendo, en su recorrido, atravesar otras que ya estuvieran colocadas. Entonces, se lleva los puntos correspondientes. Y así jugador a jugador, turno a turno, hasta que todos agotan su reserva de cuatro cuerdas pequeñas y una grande.

Es un juego simple y rápido. Los hay mucho mejores, sin ningún lugar a dudas. Sin embargo, si ya la caja es llamativa por sus proporciones peculiares, verlo sobre la mesa resulta hipnótico. Con cuerdas de cinco colores conectando estaciones, cruzando ríos o atravesando montañas, el despliegue es tan bonito que inmediatamente piensas “lo quiero”. De hecho, puede que este componente visual sea su mayor reclamo. Creado por el japonés Hisashi Hayashi, ‘SR’ data de 2009 y como el resto de juegos del autor permanece en un puesto excepcionalmente discreto de la BGG, mucho más allá del 1.000. Entenderán cuál es la importancia de la puesta en escena en este caso para que haya acabado en mi ludoteca. Lo de los trenes ayuda también, claro.

Porque la dinámica, insisto, no es un dechado de complicación. Hay que saber gestionar las cuerdas y optimizar su uso para que una vez que las pongamos sobre la mesa puedan alcanzar el máximo número de estaciones y así lograr más puntos. Y poco más. Hay varios tipos de losetas de estaciones que otorgan más o menos ‘bonus’, marcadores de posesión para algunas… y ya. Realmente poco  con lo que montar una estrategia, ya que las fichas se van colocando según salen, al azar, lo que evita cualquier tipo de anticipación. Igual con tener varias opciones en la mano se puede solucionar… pero las normas son las normas. Para la primera partida, mejor hacerles caso.

Estación Terminal | BGG

Un par de detalles adicionales. El primero es precisamente sobre el reglamento. En la primera partida que jugué, lo hice con el manual en la mano. Acabamos el juego y aún no sabíamos si hacíamos bien las cosas. Más que una mala traducción o redacción  (que también), creo que faltan ejemplos para aclarar algunas dudas que surgen sobre la marcha. Esa incertidumbre no nos permitió disfrutar mucho. En el foro de la BGG la crítica al texto es un tema recurrente. Afortunadamente, las respuestas que aclaran las cosas, también, pero da bastante rabia que algo tan simple pueda complicarse tanto, hasta el punto de romper el ritmo de la partida. Al menos de la primera.

El segundo inciso es una impresión personal respecto al juego a dos jugadores. Mi consejo es que lo eviten. Las normas fuerzan esta posibilidad permitiendo que cada uno lleve dos colores y que gane el que más puntos sume entre los dos. Me pareció un caos, simplemente. Una pena, porque estoy seguro de que con tres la cosa mejora y con cuatro o cinco debe ser auténticamente glorioso, aunque solo sea por la vistosidad que comentaba. Porque de verdad que el juego, aun siendo simple, rápido y facilón, merece la pena porque es muy divertido. Y muy bonito y original, claro. ¡Y de trenes!

Anuncios

Un comentario en “String Railway: Atados a los trenes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s